Un nuevo instrumento para combatir el tráfico de personas representa el Protocolo para Prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños.