Elaborado por el CLADEM Colombia 2006

El Estado colombiano, aunque formalmente respalda los tratados internacionales de derechos humanos y es signatario de la mayoría de ellos tanto en el sistema de Naciones Unidas como en el Interamericano, en la práctica muestra un bajo nivel de compromiso para respetar y garantizar las obligaciones por él contraídas. La Convención de los derechos del Niño y de la Niña, no es la excepción. El período del informe 1998-2003, da cuenta mayoritariamente de la gestión de gobierno anterior, quizá por ello el informe estatal muestra un cierto nivel crítico frente a la evolución de las garantías de los derechos de niñas-ños. Sin embargo, no es posible aducir carencia de recursos dado que la disminución del gasto social no es resultado de la pobreza del país sino de la prioridad establecida frente al gasto público que privilegia el pago de la deuda y destina un alto presupuesto a las fuerzas armadas.