Como cada año el CLADEM recuerda la adopción de la Declaración Universal de Derechos Humanos en la Asamblea General en 1948, este histórico documento proclamó los derechos inalienables inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, idioma, identidad u orientación sexual o de género, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, lugar de nacimiento, ni ninguna otra condición.