Este 28 de septiembre nos unimos al grito global por la despenalización y legalización del aborto en América Latina y el Caribe. Los gobiernos deben garantizar el acceso seguro, gratuito y legal, en una de las regiones más desiguales del mundo.. La crisis sanitaria ha desnudado la debilidad de los sistemas de salud, donde el aborto, la anticoncepción y la salud sexual y reproductiva en general, deben ser una prioridad, garantizando en los hechos que se consideren como servicios esenciales y que no puedan ser postergados bajo ninguna excusa.