En un caso llevado ante la CIDH/OEA contra Chile, la sentencia de la Corte Suprema chilena emitida en mayo de 2004, viola los derechos de Karen Atala y sus tres hijas al no conceder a la madre la tuición de las niñas. Discrimina a la madre por su orientación sexual y no responde al interés superior de las niñas. Establece que existe una contradicción entre el derecho de la madre a explicitar su condición de homosexual y el derecho de las hijas al bienestar psíquico y emocional y a no ser colocadas en un estado de vulnerabilidad en su medio social, ya que la madre inició vivencia con pareja del mismo sexo. Por supuesto, no hace referencia alguna a la «idoneidad» del padre para obtener la tuición de sus hijas.

El Amicus Curiae presentado por el CLADEM toma por base la violación de los Arts. 1.1 (obligación de respetar derechos), 2 (obligación de adoptar disposiciones de derecho interno), 5.1. (derecho a la integridad personal), 11.1 y 11.2. (protección de la honra y la dignidad), 17.1 y 17.4 (protección a la familia), 19 (derechos del niño) y 24 (igualdad ante la ley) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Respaldado en observaciones generales, opiniones consultivas y decisiones de distintos órganos de supervisión de tratados internacionales de los sistemas global y regionales de derechos humanos, incluyendo sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, hace un extenso razonamiento abordando, entre otros aspectos: el interés superior del niño; los prejuicios sobre las mujeres lesbianas y el ejercicio de su maternidad; los prejuicios sobre el impacto de la convivencia de personas del mismo sexo sobre la orientación sexual de los niños con los que viven; la legitimación de una sociedad en la que no se respeta las diferencias; el derecho a la educación de las niñas; la discriminación por orientación sexual y las relaciones derivadas de ésta, que es parte de la vida privada; y el derecho a la protección de la familia. El 23 de julio de 2008, la CIDH publica el informe de admisibilidad del caso en cuanto a presuntas violaciones de los Arts. 8(1), 11(2), 17(1), 24 y 25 de la Convención Americana, en conexión con sus Arts. 1(1) y 2, en perjuicio de Karen Atala y sus hijas; y la presunta violación de los Arts. 19 y 17(4), en conexión con el artículo 1(1), en relación con las hijas de la Sra. Karen Atala.