El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (CLADEM), red de organizaciones y mujeres feministas en 15 países de esta región presentes en la 43ª Asamblea General de la OEA observamos con preocupación que el abordaje de los Estados para analizar y resolver el fenómeno de la droga así como los compromisos de la Declaración de Antigua Guatemala “Por una política integral frente al problema mundial de las drogas en las Américas” no incluye un diagnóstico y soluciones desde la perspectiva de género y el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres, jóvenes, adolescentes y niñas. La economía capitalista y el modelo de desarrollo que se dirige hacia la maximización de la ganancia a cualquier costo, incluyendo la explotación de las mujeres e irrespeto a sus derechos humanos, así como la depredación de los recursos naturales. Modelo que ha profundizado la desigualdad económica y social, permitiendo el empobrecimiento de grandes grupos de población y el enriquecimiento de unos pocos, agudizando la desigualdad, las brechas de género y generacional. Entre las consecuencias destructivas y dañinas de este modelo está el aumento de la delincuencia organizada para la producción, tráfico y comercialización de drogas en la región, que afecta de manera directa a las mujeres. Este modelo económico es reforzado por el sistema patriarcal misógino, elitista, sexista y discriminatorio. Lo que crea un ambiente óptimo para la impunidad y ascendente violencia contra las mujeres en todas sus manifestaciones.

Descargar