Elaborado por el Centro de Derechos de Mujeres, organización miembra del CLADEM – Honduras. 2007

Honduras se mantiene entre los cinco países con la brecha de desigualdad económica y social más amplia de América Latina.1 Los patrones socio-culturales que determinan al país han variado en algunos aspectos aislados pero no lo suficiente para reducir la desigualdad que además y por razones de género, sitúa a las mujeres en desventaja en todos los ámbitos. El avance de los derechos humanos de las mujeres se ve permanentemente amenazado y estancado por la falta de voluntad política y compromiso del Estado hondureño; esta actitud ha sido una constante en todos los gobiernos y el actual, está presentando uno de los perfiles más bajos en los últimos diez años. Asimismo grupos fundamentalistas católicos y evangélicos adquieren mayor fuerza al ser parte de las estructuras de decisión del Estado. A lo anterior se suman los altos índices de inseguridad humana acompañada de antiguos problemas no resueltos y profundizados como la impunidad, el no acceso a la justicia para los grupos en desventaja, el clientelismo político-partidista, la constante emigración de jóvenes hondureños buscando oportunidades y la pobreza.

Descargar