El 16 de enero de 1992, fueron firmados los Acuerdos de Paz que pusieron fin al enfrentamiento armado entre el Gobierno Salvadoreño y el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). Aquel acto potenció numerosas expectativas políticas, sociales, económicas y culturales entre la población salvadoreña. Sin embargo, las causas económicas y la exclusión social no fueron superadas ya que la práctica política e institucional gubernamental anuló numerosos aspectos esenciales del contenido de los Acuerdos. En algunos casos, las reformas económicas y políticas que eran esperadas no sólo no se produjeron si no que en corto tiempo se agravaron. El entorno de los niños/as en El Salvador, no puede sustraerse de la situación de sus padres o familiares y del ser social material en que éstos efectúan o realizan su vida productiva y social. La familia salvadoreña se ha fragmentado, y la familia rural que de ordinario es más numerosa ha sufrido el impacto por la falta de trabajo en el agro.

Descargar