IPS – El esfuerzo de los gobiernos latinoamericanos para mejorar la calidad de la educación debe estar enfocado en el personal docente para elevar su formación, actualizarlo y que pueda así manejar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. 
Por Marcela Valente Desde Buenos Aires

Ese fue el mensaje principal de la reunión ministerial de dos días de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) titulada “Desafíos Educativos Clave para América Latina y el Caribe: Profesores, Calidad y Equidad”, que finaliza este viernes 13 en Buenos Aires.

Esta cita regional es un encuentro preparatorio del Examen Ministerial Anual 2011 que se realizará en julio en Ginebra, convocado por el Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas.

En la apertura, el vicepresidente del Consejo, el peruano Gonzalo Gutiérrez Reinel, sostuvo que los gobiernos de la región deben tener un “sistema de formación docente permanente, basado en el mérito y compensado con niveles salariales adecuados”.

La ONU convocó a representantes de sus agencias especializadas, académicos y a ministros de Educación de la región.

”En muchos casos el estudiante sabe más de nuevas tecnologías que el pobre docente, que no tiene computadora ni Internet en la casa y teme acercarse a ese mundo”, dijo a IPS el chileno Jorge Sequeira, director regional de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En el encuentro se analizaron los avances y los desafíos pendientes que tiene la región para cumplir con los Objetivo de Desarrollo para el Milenio suscritos por los gobiernos del mundo en 2000 y con metas a 2015, entre los que se destaca el de lograr la enseñanza primaria completa.

Los participantes basaron la discusión en un panorama que destaca los progresos que hizo América Latina en promedio en los últimos 10 años, pero también remarca que esos avances fueron desiguales y que hubo, además, retrocesos.

”La región está a punto de lograr la universalización de la enseñanza primaria”, con 95 por ciento de cobertura, señala el informe presentado a la cita. Se destacan, además, los progresos “impresionantes” logrados por Belice, Guatemala y Nicaragua.

Sin embargo, en el conjunto de la región hay aún 2,9 millones de niños y niñas fuera de la escuela y algunos países que los incorporan a ritmo muy lento. Por eso el estudio advierte que “en 2015 habrá todavía muchos sin escolarizar en la región”.

El documento indica también que los que llegan al último grado de la escuela primaria alcanzan a 86 por ciento en la región, es decir que aún hay una alta deserción, y apunta que apenas 67 por ciento de los niños y niñas ingresan al sistema educativo a la edad establecida.

No obstante, los expertos recuerdan que la escolarización es una condición necesaria, pero insuficiente si los niños no aprenden mientras están en clase. Para ello, los gobiernos de la región se propusieron mejorar la calidad a través de una actualización de la formación de los trabajadores docente.

”La buena formación docente, inicial y continua, tiene un impacto muy grande en la calidad de la educación, que es uno de los problemas más serios que tenemos en la región”, indicó Sequeira, en entrevista con IPS.

“La meta de educación para todos con calidad no se va a cumplir en 2015”, vaticinó. “Ningún país lo va a lograr bien porque no prestamos debida atención a la carrera docente, y no hablo solo de valoración moral o monetaria”, explicó.

”El maestro debe ser un agente de cambio para transformar la vida de sus estudiantes y de la comunidad donde trabaja, y para eso se requieren estándares mínimos, mejor formación inicial y continua, aprender sobre resolución de conflictos”, precisó.

Para el representante regional de la Unesco, la transformación del maestro en un instrumento para elevar la calidad educativa “es un tema universal” que preocupa a todos los países, incluso los avanzados en educación como Finlandia o Corea del Sur.

En este sentido, admitió que en América Latina hay países que están haciendo esfuerzos por mejorar la formación docente.

Citó en ese camino a Argentina, Costa Rica, Chile, México y Uruguay, pero aclaró que los resultados se verán en próximos años.

En cuanto a las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, Sequeira sostuvo que esas herramientas deben brindarse al docente durante la misma carrera de grado, a fin de que sepa cómo utilizarlas en el aula.

Al respecto, el representante de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe en Montevideo, Pascual Gerstenfeld, puso como ejemplo de esto el hecho de que el Plan Ceibal en Uruguay puso a los educadores ante “un enorme desafío”.

El Plan Ceibal, puesto en marcha por el gobierno izquierdista de Tabaré Vázquez (2005-2010), incluyó la entrega gratuita de una computadora portátil a cada uno de los alumnos de las escuelas públicas primarias, garantizó la conectividad de Internet y ahora transita el mismo camino en la enseñanza secundaria.

Expertos indicaron que, al llegar ese programa primero a las escuelas que a los centros de formación docente, se topó con maestros que no estaban preparados para liderar ese proceso de avance dentro de las aulas.