Por Moema L. Viezzer – El texto siguiente plantea, de manera breve e introductoria, algunas cuestiones ligadas al cambio de cultura a que se propone la educación socio‐ambiental liberadora, con foco en la equidad en las relaciones de género.

¿Qué tiene que ver el fin de la violencia contra las mujeres con la sustentabilidad del planeta? ¿Hace diferencia la participación de las mujeres en los niveles de decisión para la protección de los recursos naturales y patrimoniales? ¿Cuál es la relación entre la equidad entre los géneros masculino y femenino con la gobernanza sustentable?

Estas y muchas otras cuestiones, en la agenda hace varios años, todavía no han sido suficientemente puestas en práctica en el cotidiano de las personas e instituciones que lidian con las cuestiones socio ambientales. Algunas fechas conmemoradas en ámbito planetario como el Día Internacional de la Mujer (8 de marzo) y el Día Internacional del Medio Ambiente (5 de junio), nos remiten a los dos más grandes movimientos sociales que emergieron en la segunda mitad del siglo XX: el movimiento ambientalista y el movimiento de mujeres, ambos en ligazón directa con el Nuevo Paradigma de la Sustentabilidad, puesto en evidencia en estos últimos años en los más diversos Foros y Conferencias Internacionales del Sistema de las Naciones Unidas y otros.