CLADEM se pronuncia ante el movimiento #MeToo

El Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres, manifiesta su total respaldo al movimiento detonado en recientes semanas en México bajo el #MeToo, evidenciando en diversas plataformas en redes sociales los graves niveles de violencias que enfrentan las mujeres en distintos ámbitos, incluso en aquellos en donde se busca proteger y promover los derechos humanos.

Los actos de violencia impactan en la autonomía de las mujeres, se traducen en acoso, hostigamiento, abuso, violación y otras conductas inapropiadas, sean estas físicas, verbales, psicológicas o virtuales; amenazan la dignidad, integridad y seguridad de las mujeres en distintas etapas y esferas de su vida, vulnerando el ejercicio y goce pleno de sus derechos humanos.

En una región donde los índices de violencia sexual, feminicidio e impunidad son altos, las reivindicaciones cotidianas y laborales de las mujeres contra del acoso cobran otra dimensión y no deben ser banalizadas. Nos preocupan las reacciones agresivas, que dan muestra de la normalización de la violencia estructural que, al reproducirse y mantenerse en silencio, perpetúa la desigualdad.

Vemos en las denuncias, la imperiosa necesidad de hacerse escuchar, de evidenciar, de sanar y de acompañarse colectivamente, de mostrar dolorosamente cómo la violencia más sutil marca la vida de las mujeres para siempre.

La responsabilidad está en los gobiernos, que han sido omisos ante sus compromisos internacionales y el marco normativo nacional, por lo que, hacemos un llamado a las instituciones que deben garantizar, proteger y promover los derechos humanos a asegurar que las mujeres puedan vivir una vida libre de violencias, a desarrollar mecanismos y prácticas que faciliten denuncias y una eficaz investigación de éstas y que los responsables sean apropiadamente sancionados por su conducta.

Así mismo, el Estado debe impulsar acciones eficaces de prevención, para consolidar relaciones sociales sustentadas en los derechos humanos y promover el cambio de patrones culturales que perpetúan la discriminación y violencia contra las mujeres.

Como red feminista que trabaja por la eliminación de la violencia basada en el género, nos solidarizamos con las víctimas que han denunciado, manifestando su hartazgo y nos unimos a las voces que a través de redes sociales exigen un cambio cultural y una respuesta estatal contundente.